En este momento estás viendo Mindfulness para la ansiedad: Calma tu mente.

Mindfulness para la ansiedad: Calma tu mente.

Hoy hablamos de la terapia Mindfulness para la ansiedad, que también se le llama “atención plena”. Y es una capacidad que todas las personas tenemos para prestar atención deliberadamente, en el momento actual y presente, con la curiosidad que nos caracteriza como especie, y sin juzgar, a la experiencia que se despliega momento a momento.

Mindfulness y ansiedad. 

Sabiendo ya esto se nos abre todo un mundo de posibilidades en los que la meditación mindfulness nos permite crecer y aumentar nuestro bienestar.

Cuando tenemos la posibilidad de disminuir nuestra ansiedad generalizada, esa angustia que nos oprime, los indeseados nervios, nuestros calentamientos de cabeza y preocupaciones por los errores del pasado o por lo malo que está por venir, podemos aprender a caer de forma amortiguada y serena.

Y como recompensa disfrutamos y saboreamos lo que está aquí, lejos de atormentarnos por lo que deseamos y aún no ha llegado o no es posible en este momento.

Meditación guiada para la ansiedad y ataques de pánico

El problema: nos aferramos a lo conocido.

Porque como dicen las ciencias orientales, gran parte del sufrimiento de nuestras vidas está relacionado con nuestra dificultad humana para dejar ir lo que ya pasó. Nos aferramos a lo conocido y seguro, y nos cerramos a lo nuevo o desconocido que nos trae la vida, perdiendo grandes oportunidades que ya nunca más volverán.

 A veces nos resistimos, sin demasiado éxito, a lo que ya está aquí, y eso nos desgasta emocionalmente.

¿Cómo disminuir la ansiedad con Mindfulness?

Cuando me preguntan qué es el Mindfulness, siempre les digo que no es una técnica de relajación.

Pero lo cierto es que cuando practicas esta terapia puedes llegar a vivir más relajado o menos tenso, liberando tensiones y eliminando problemas, pero la idea es justo dejar entrar todo lo que esté ya con nosotros.

Estas en una biblioteca y hay un grupo de personas que empieza a subir el tono y más y de repente el bibliotecario le dice ¡silencio, que estáis en una biblioteca! Eso es Mindfulness. Recuerda dónde estás, vuelve el momento presente. Tener la mente donde tienes el cuerpo.

O sea, si en este preciso momento, lo que tenemos frente a nosotros es tensión o miedo, nos sentamos, lo contemplamos y aprendemos a estar con ello.

Como si en medio de un huracán, nos encontramos en su ojo, donde todo es calmo. Y esto es lo que nos permite disminuir nuestra ansiedad con mindfulness. En palabras del propio Jon Kabat-Zinn “vamos a estar tan relajados que no nos va a importar estar tensos”.

Reacciones automáticas y malos hábitos.

El ser humano posee un cerebro que es una criatura de hábito.

Cuando nos juntamos con familiares o amigos siempre estamos contándonos historias sobre lo que nos ha ocurrido en el pasado, sobre lo que nos ocurrirá, lo que somos o no somos.

Estas experiencias pasadas nos han dejado aprendizajes y automatismos. Estas reacciones son una forma de atajo cuando es necesario para defendernos de peligros.

Pero esto es un problema para el futuro, porque nuestro cerebro se nutre de ellas porque se automatizan, produciéndonos estrés y las repetimos una y otra vez, aunque no hagan falta.

Reaccionamos aquí y ahora como si estuviéramos allí y entonces. Y al final terminamos creyendo firmemente en las historias que nos empezamos a narrar un día: “yo soy mala o malo”, “yo soy torpe” o “no se puede confiar en nada o en nadie”.

La terapia mindfulness abre una pequeña grieta en un muro sólido, por donde de nuevo empieza a entrar la luz.

Programas de mindfulness para la ansiedad y el estrés.    

La psicología antigua afirmaba que si una persona era de determinada manera, ya no era posible cambiar, pero hoy en día eso ya no es así, sino, no estaría haciendo este artículo.

El beneficio de aplicar el mindfulness en programas para reducir la ansiedad tiene un respaldo científico que proviene de las neurociencias y de la investigación sobre el estrés.

Hoy en día, como hemos apuntado más arriba, se sabe que las experiencias pueden cambiar nuestros cerebros, y da igual la edad que tengamos.

Concéntrate en tu cuerpo

Te conviene practicar mindfulness.

Ante una situación difícil o estresante tenemos las mismas emociones y la misma intensidad en las personas que realizan meditaciones mindfulness que en las personas no-meditadoras.

Pero lo que se ha comprobado en los estudios de neurociencias entre los meditadores y no-meditadores es el tiempo que tardan en recuperarse después de un evento traumático. El cerebro, la mente y el cuerpo de los meditadores se regula mucho antes que el de los no meditadores, vuelve con mucha más facilidad y rapidez a un estado de tranquilidad y equilibrio.

Vive la vida con toda su intensidad.     

Por tanto, el mindfulness no es una técnica para volverse una persona insensible, sin emociones. El mindfulness es una técnica que nos permite vivir la vida con toda su intensidad, pero con la capacidad de controlar nuestro mundo interno emocional.

Gracias a esta terapia nosotros somos los dueños de nuestras emociones, que tan desbocadas estaban antes de practicarla, y podemos elegir la respuesta que queremos dar ante las cosas que nos pasan.

No nos vamos a dejar arrastrar por la marea, sino que vamos a ser capaces de crear un claro en el bosque en medio de la tormenta.

La buena noticia es que todo esto ya está dentro de ti. Solo tenemos que poner la mirada en el lugar adecuado y dejarlo fluir.

Meditación guiada para la ansiedad y ataques de pánico.

Pon atención, nunca mejor dicho, porque empezamos…

Inicia el día con conciencia.

Te acabas de despertar, es temprano por la mañana y te tienes que levantar, espera unos instantes sentado en la cama, en postura perpendicular.

Concéntrate en tu cuerpo.

Fíjate en las partes de tu cuerpo que están apoyadas sobre una superficie, comenzando por la plantas de los pies, nota como se asientan firmemente contra el suelo… Nota la parte posterior de los muslos… tal vez notando la cama… las caderas… los hombros caídos… y concéntrate por unos instantes en esa sensación de gravedad.

Sentir es opuesto al pensar.

Así que cuando nos centrarnos en las sensaciones corporales nos alejamos del plano mental, ayudando a desactivar la mente e incrementando el estado de consciencia y presencia, lo cual es una invitación  a restablecer el equilibrio físico y emocional, reduciendo la ansiedad e incrementando el estado de presencia.

Para de inmediato.

Sea la hora que sea del día, para un segundo deja todo lo que estés haciendo, incluso llega a contener la respiración y comienza a fijarte con detalle en lo que te rodea, en los sonidos internos y externos, colores, observa a tu alrededor, los pensamientos que te abordan, tu postura corporal y pregúntate ¿Dónde estoy ahora? ¿Tengo la mente dónde tengo el cuerpo? 

Este ejercicio se puede practicar varias veces al día, alrededor de unas 4, sería magnífico, así conseguirás detenerte y obtendrás espacios periódicos para ser más conscientes del momento presente.

STOP.

Durante el día de hoy, cuando te sientas tenso o alterado, suelta….

DETENTE

  • S: Stop, me detengo…
  • T: Tomo aire, respiro…
  • O: Observo…cuerpo, pensamiento, emociones…
  • P: Prosigo con lo que estaba, continúo desde la consciencia.

Hazte un kit kat.

En el día de hoy cuando aparezca una emoción intensa; enfado, miedo, inquietud, desasosiego….comprueba si la reconoces en la cabeza, estómago, pecho…y date un kit kat.

  • Suelta…Dirígete a ese zona corporal e imagina que aplicas una toalla caliente sobre ella, al tiempo que le dices, suelta, suelta…”
  • Pon la mano en el corazón y dirígete a ti mismo como lo harías a un amigo o a tu hijo…”Diciéndote…: Paz”
  • Acepta la molestia. Abandona el deseo de que desaparezca. Permanece con ella sin luchar…

Y para terminar, si sientes no puedes desconectar la mente Lucis Naturalis puede ayudarte.

¿Quieres conseguir manejar mejor las emociones y aprender a limpiar la mente de tanto ruido? Descubre cómo en nuestro centro de terapias alternativas.

También puede interesarte pasar por nuestra sección: Cursos.

¿DUDAS?

PARA MÁS INFORMACIÓN NO DUDES EN CONTACTAR CON NOSOTROS POR WHATSSAP, CORREO ELECTRÓNICO O A LOS TELÉFONOS:

955 54 64 65 / 955 25 47 94

691 63 18 82

Deja una respuesta